Recuperar la paz social

Cómo se recuperó Oliva después del tsunami antidemocrático de Chelo Escrivá?

En junio de 2011 Chelo Escrivá fue investida alcaldesa, por no llegar a un acuerdo las dos fuerzas políticas que habían obtenido más del 50% de los votos a las elecciones de mayo. Poco después, toda Oliva fue testigo de las malas formas, la virulencia verbal y los conflictos absurdos que caracterizaron el gobierno de la polémica exalcaldesa. Esto provocó un gran descontento social que nos pedía a los políticos poner fin a aquella forma arbitraria y conflictiva de hacer las cosas. Asociaciones, periodistas, militantes y ciudadanía en general nos pedían a los partidos políticos que lográsemos el consenso necesario para recuperar la paz social y política que Chelo Escrivá había dinamitado.

El principal obstáculo para la moción de censura: la desgana del PSOE

En Compromís nos pusimos a trabajar rápidamente para llegar a los consensos que la sociedad nos exigía. Pero no fue una tarea fácil, porque los principales dirigentes del PSOE estaban muy cómodos y acomodados en aquella situación. Carlos Mengual, Ana Morell y Salvador Fuster tenían sueldos municipales y muy buenas relaciones con la exalcaldesa. Tan buenas que sorprendían (y todavía sorprenden) a propios y a extraños.

En toda la legislatura cuesta encontrar algún enfrentamiento político entre el PP y el PSOE, entre Salvador Fuster y Chelo Escrivá. Mientras que abundan los ejemplos de la activa tarea de Compromís en este sentido. «El BLOC se me atraganta como el polvorón» llegó a reconocer Chelo Escrivá. Señal que estábamos haciendo muy bien nuestro trabajo.

Compromís apostó pronto por la moción de censura para poner fin a la convulsión social y política que estábamos sufriendo. Pero el PSOE se hacía el desganado, poniendo condiciones para empezar a hablar, y anteponiendo su amor propio (el repetitivo y aburrido «aiguablancacentrismo» de los dirigentes socialistas), por delante de los intereses de la ciudadanía. La fractura social y la demanda de cambio eran evidentes, pero el PSOE tardó mucho al «dignarse» a dialogar con Compromís.

Y mientras tanto, Chelo Escrivá seguía haciendo de las suyas: creando conflictos, protagonizando escándalos, insultando y faltando al respeto, abusando de la autoridad, haciendo demagogia, dinamitando los consensos… convulsionando y violentando la vida social de Oliva, en definitiva.

«Más trabajo, menos impuestos» (o era a la inversa?)

De la misma forma que hizo Rajoy o el PP valenciano, la campaña de Chelo Escrivá estuvo plagada de promesas incumplidas. Mensajes demagógicos que no hacían otra cosa que vender humo a un pueblo desesperado. Es el caso de aquel sonado «+ Trabajo – Impuestos», tan fácil de prometer como de incumplir. ¿Creó puestos de trabajo el gobierno del PP? No. había 2.757 parados en Oliva en mayo de 2011 y un año después la cifra ascendía a los 2.883 parados. Y por mucho que se empeñe el sr. Rajoy al vendernos la moto, continúan habiendo 2.580 paisanos nuestros en el paro.

Y los impuestos? Chelo Escrivá no bajó ni un solo impuesto. Más bien al contrario, subió el IBI, la recogida de la basura, el alcantarillado, el precio de las guarderías infantiles, aprobó un Plan de Ajuste desproporcionado y un plan de inspección de vados, entre otras perlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s