Con sacrificio: en 2013 se recuperó la estabilidad presupuestaria

David González asumió la alcaldía de Oliva el 13 de julio de 2012 y la terminó el 31 de diciembre de 2013. En ese período se aprobaron 2 presupuestos municipales… Los 2 más reducidos de los últimos 8 años. Y a pesar de ello, durante los 17 meses de su alcaldía se depuraron todos los «productos tóxicos» nombrados.

  • Se pagaron a la familia Martí De Veses los 851.000 euros que le se debían desde 2008 (frenando así la generación de los 34.600 euros anuales de intereses por demora que ya habían acumulado más de 150.000 euros a la ciudadanía).
  • Se hizo frente a los 647.000 euros de la actualización de precios que le se debía a FCC desde 2003 (de nuevo, frenando los intereses de demora que habían generado ya casi 200.000 euros).
  • Se recuperó la capacidad de endeudamiento que el Ayuntamiento de Oliva había perdido desde el año 2008.

Y todo esto, haciendo frente a subidas de impuestos que ya se habían decidido y que venían de una nefasta gestión económica. Nefasta por dos motivos: por los agujeros y los problemas económicos que ha generado, pero sobre todo por la opacidad y el ocultismo con que se ha llevado a cabo durante los años 2007-2011. Los problemas no se afrontaban, se tapaban. Y no se solucionaban costando dinero del bolsillo del ciudadano. La situación se hizo insostenible y se tuvo que solucionar en 2013.

«Entre 2007 y 2011 los problemas no se afrontaban, se tapaban. Y costaban dinero del bolsillo del ciudadano»

A pesar de todo, durante la alcaldía de David González se depuraron todos los «productos tóxicos», se pagaron las enormes deudas históricas, se frenó la generación inútil de intereses por demora… y se terminó el año con estabilidad presupuestaria recuperando para el 2014 la posibilidad de endeudamiento que el Ayuntamiento había perdido desde 2008. Pero todo esto no es en balde, se tuvo que sufrir muchísimo: tanto el desgaste que supone no tener dinero y arrastrando una sequía en inversiones desde 2010, como el que suponen las subidas de impuestos y, sobre todo, una revisión catastral aprobada por el PSOE. Y todavía se redimensionó a la baja el Plan de Ajuste de Chelo Escrivá. En octubre de 2013 se redujeron las pretensiones económicas del Plan de Ajuste para el periodo 2013-2022, bajando las previsiones del tipo impositivo del IBI urbano.

A pesar de las deudas se acabó el año con estabilidad presupuestaria

Y todo esto, gracias a una gestión eficiente y responsable del presupuesto por parte de todos y cada uno de los regidores de las diferentes áreas, que son en definitiva quienes gestionan el presupuesto. Autolimitándose, renegociando contratos a la baja y buscando financiación en otras administraciones. Pero, sobre todo, gracias al conjunto de ciudadanos y ciudadanas de Oliva, puesto que entre todos hemos hecho posible y hemos sufrido esta dolorosa recuperación.

Se recuperó la capacidad de endeudamiento por primera vez desde 2008.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s